Intenso debate entre agencias de Estados Unidos por ampliación del TPS

Las autoridades hondureñas, al igual que los líderes catrachos, se muestran optimistas en lograr una ampliación del Estatus de Protección Temporal (TPS) por parte del gobierno de Estados Unidos, a pesar de la opinión emitida por el Departamento de Estado.

Esta dependencia estadounidense envió una opinión al Departamento de Seguridad Nacional que más de 300 mil migrantes haitianos, al igual que de Honduras, Nicaragua y El Salvador, ya no necesitan un estatus de protección especial, lo que abre las puertas a su eventual deportación, según lo dio a conocer The Washington Post.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, informó a la jefa interina del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Elaine Duke, el martes que las condiciones económicas, de seguridad y otras en esos países ya no son tan terribles como para que los migrantes necesiten permanecer en Estados Unidos.

Un funcionario del Departamento de Estado dijo a su vez a la AFP que ninguna decisión había sido aún anunciada y declinó formular declaraciones respecto a la “deliberación interna y entre agencias”, gubernamentales en la materia.

El DHS debe pronunciarse como máximo el lunes sobre el destino de 57 mil hondureños y 2,500 nicaragüenses cuyo TPS caduca en enero.

“Como hombre de Dios confío siempre en su voluntad. Hasta no tener la decisión oficial sobre el TPS, mi esperanza sobre su renovación sigue”, escribió en su cuenta de Twitter, Marlon Tábora, embajador de Honduras en Washington, en referencia a la opinión emitida por el Departamento de Estado.

Mientras que el vicecanciller José Isaías Barahona Herrera dijo que “no se tiene ninguna comunicación oficial por lo que hay que esperar hasta el último momento”. “No nos podemos pronunciar mientras no haya una decisión final y que sea comunicada al gobierno de Honduras”, enfatizó Barahona.

Por su parte, Francisco Portillo, uno de los líderes de la comunidad hondureña en Estados Unidos se muestra optimista de que el presidente Donald Trump pueda ampliar por un período de 12 o 18 meses el TPS.

“Nuestro optimismo está en las buenas relaciones que existen entre los gobiernos de Honduras y Estados
Unidos, porque sabemos que esta comunidad nuestra tiene décadas y algo que es importante es que no se puede dar una cancelación porque no le darían tiempo para que se preparen”, manifestó Portillo.

“Lo que nos preocupa es que nuestra comunidad es muy apática, muy conformista y allí están esas oportunidades y no las buscan”, dijo.

El beneficio del TPS había sido concedido por el gobierno estadounidense luego que el huracán Mitch provocara severos daños a Honduras, Nicaragua y El Salvador en 1998, y luego se había renovado por el paso de otros desastres naturales. La mayoría de los migrantes que gozan de un TPS llegaron ilegalmente a Estados Unidos, pero fueron autorizados a permanecer en el país y a trabajar debido a la inestabilidad reinante en estos tres países.

El miércoles anterior, la primera dama Ana García de Hernández hizo un desesperado llamado a Estados Unidos para que prorrogara el TPS. “Quiero hacer un llamado humanitario al gobierno de Estados Unidos, que tome en cuenta que cada una de estas personas son seres humanos con sueños”, dijo en comparecencia la esposa del presidente Juan Orlando Hernández.

El TPS ha sido renovado 13 oportunidades, pero la preocupación se ha desatado en la comunidad hondureña por las políticas antimigratorias del gobierno estadounidense de cara al vencimiento de la última versión el 5 de enero de 2018.

El gobierno de Honduras también presiona ante el Congreso estadounidense para lograr revertir la decisión de Trump de rescindir el Programa de Acción Diferida para los llegados en Infancia (DACA) que favorece a 18,526 hondureños, que fueron llevados ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *