Estados Unidos finaliza programa para niños de Honduras y el resto de Centroamérica

El gobierno de Donald Trump anunció la finalización de un programa por el cual inmigrantes legales con hijos menores de edad en Honduras y el resto de Centroamérica podían solicitar el estatus de refugiados, evitando así peligrosas travesías para reunirse con sus familiares.

El Departamento de Estado dijo en un comunicado que a partir de este jueves el gobierno no aceptará ninguna solicitud nueva para el Programa de Menores Centroamericanos (CAM, por su sigla en inglés), que beneficia a El Salvador, Guatemala y Honduras.

“Los Centros de Apoyo al Reasentamiento en El Salvador, Honduras y Guatemala continuarán preseleccionando a los solicitantes que presenten sus solicitudes antes de la fecha límite del 9 de noviembre. Todos los requisitos, como las pruebas de ADN, los controles de seguridad y los exámenes médicos, siguen siendo los mismos”, indicó el texto.

La administración Trump ya había señalado en agosto su intención de terminar con este programa en 2018.

Honduras tenía a 200 menores aplicando a este programa, pero la cifra es mucho menor en comparación a las solicitudes de Guatemala y El Salvador.

Al anunciarse la cancelación del CAM en agosto, la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández, dijo que la cancelación de este beneficio no tendrá gran impacto para el país y que buscarían las opciones para ayudar a los menores, en este caso con una solicitud de refugio, si cumplían los requisitos.

El CAM entró en vigencia el 1 de diciembre de 2014, instaurado por el expresidente Barack Obama como una alternativa humanitaria ante la violencia que sufrían niños centroamericanos indocumentados que viajaban solos al norte para reunirse con sus padres.

En 2016 fue ampliado para permitir que otros familiares que calificaran también accedieran al beneficio.

El Triángulo Norte de Centroamérica, que integran El Salvador, Guatemala y Honduras, registra altas cifras de violencia y homicidios provocados sobre todo por la operación de pandillas y el narcotráfico.

Una emergencia humanitaria se desató en 2014, cuando más de 60,000 menores provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador sin acompañamiento de sus padres fueron detenidos en la frontera con México.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *